J.J. Cale – To Tulsa And Back (On Tour With J.J. Cale)

«Bienvenidos al autobús del Rock’n’Roll». Así comienza esta película-documental con el legendario músico estadounidense J.J. Cale como protagonista. J.J. narra el regreso a su Tulsa natal tras 25 años de ausencia.

Durante este viaje por distintos estados norteamericanos, Cale y su equipo de filmación relatan vivencias personales hasta llegar al lugar de sus orígenes. Entre conciertos, imágenes y anécdotas, se aprecian las distintas etapas por las que J.J. Cale ha pasado hasta alcanzar el  «Tulsa Sound» (sonido Tulsa, una mezcla de blues, jazz y country), un sonido tranquilo y pausado, un sonido con la marca característica de Cale.

Cuando J.J. agarra su guitarra y comienza a tocar «Mama Don’t», nos advierte de su virtuosismo a las seis cuerdas y  su peculiar voz.  J.J. es un músico con identidad propia. Una leyenda viviente de la música. Un artista con letras mayúsculas, autor de temas clásicos en la historia del rock como «Cocaine», «After Midnight»o«Call Me the Breeze». Excelentes músicos como Eric Clapton han tomado influencias de J.J. Todos estos relatos nos llevan a ver al de mago de Oklahoma como un tipo afable y cercano. Un músico que tiene las ideas muy claras y marcadas por un estilo diferente y emblemático. De él también es conocido su rechazo a las grandes giras y su repulsa hacia la fama. J.J. Cale es un músico inigualable.

Lou Reed – Rock’n’Roll Animal

“Rock’n’Roll Animal” ha sido uno de los directos más viscerales de los años 70. Lou Reed, nos dejó un disco clásico para la historia del rock. Por aquella época Reed se encuentra inmerso en la marea del glam-rock:  siempre vestido de negro y maquillado,  nos transmite con las letras de sus temas sus oscuras vivencias. Canciones como «Sweet Jane”, “Heroin”, “White Light / White Heat”, o Rock and Roll”, son el mejor ejemplo. Varias de ellas proceden de su etapa anterior en la Velvet Underground.

Pero vamos a centrarnos en la banda y en el sonido espectacular de la grabación que es un mestizaje total: de una parte, un gran dúo de guitarras, Steve Hunter (sensacional el sonido que sacaba de su Fender Telecaster) y Dick Wagner. De otra y encargándose del ritmo Prakesh John (bajo), Pentti Glan (batería) y Ray Colcord (teclado). Todos ellos músicos contrastados y relacionados a otras formaciones como Alice Cooper. Estos virtuosos instrumentistas logran que Rock’n’Roll Animal se convierta en un objeto de culto para el rock.

Abre el disco el clásico “Sweet Jane”, que posee una intro bellísima y un gran riff,. Siguen con Heroin”, famoso su trocito de tocata y fuga de Bach, “White Light / White Heat”, y «Lady Day”, son hits que hacen este disco  un poco más grande. Finalizan con los explosivos diez minutos de duración de “Rock And Roll”, tema estrella del elepé. Fue grabado por la RCA en 1973, destaca por su gran calidad de sonido y se publica en 1974 incluyendo solo cinco pistas. En su versión remasterizada se añaden dos más: “How Do You Think It Feels” y “Caroline Says”.

Lou Reed, con su peculiar voz y apoyado en una soberbia banda, inmortalizó  Rock’n’Roll Animal, uno de los discos más representativos del rock.

No Direction Home – Bob Dylan

 “No Direction Home”, es una película documental dirigida por Martin Scorsese que repasa la vida y obra de uno de los músicos más influyentes del siglo XX: Bob Dylan. El bardo de Minesota llenó la historia del rock con álbumes excelentes como Highway 61 revisited”, “Desire”, Blonde On Blonde, o At Budokan”. Cambió la manera de entender el rock gracias a unas magistrales letras,  una peculiar voz y  su guitarra folk.  No Direction Home es un viaje desde las raíces más profundas de la música tradicional americana  hasta el lado más salvaje y eléctrico del rock and roll.

El documental contiene episodios históricos como el sufrido en el Festival de Música Folk de Newport de 1965.  Los sonidos rock que aporta el genio de Minnesota provocan los abucheos de sus propios seguidores y de cierto sector de puristas del folk americano. Incluso algunos, amenazan con cortar los cables de las guitarras eléctricas. Pero un Dylan visionario indica el camino, interpretando en aquel memorable concierto la versión eléctrica de su clásico “Maggie’s Farm”.

En 1966, en el Free Trade Hall de Manchester, Dylan y los legendarios The Band (aún denominados The Hawks), salen a escena con el célebre “Like A Rolling Stone”, en ese preciso instante, un furioso seguidor folkie gritó a Dylan: “Judas”, Dylan le replicó: “You are a liar” (eres un mentiroso), giró la cabeza hacia su banda y dijo “tocad a toda caña”, el rock… ya no sería el mismo…

Nunca lo olvidarás.

Johnny Winter And Live 1971

Después de cuatro discos en estudio y cientos de conciertos a sus espaldas, el albino de oro publica uno de los directos más viscerales e incendiarios de los años 70. Producido junto al guitarrista Rick Derringer, sale a la luz en 1971.

Estas grabaciones fueron capturadas en el Bill Graham´s Fillmore East y en el Pirate´s World en Dania, (Florida), un parque de atracciones temático y que hizo a su vez de escenario de conciertos, por donde pasaron algunas de las mejores bandas de rock de la historia. Él álbum está compuesto por  seis temas y comienza con el clásico “Good Mornning Little Scholl Girl”. A continuación “It´ My Own Fault”, un blues de larga duración dónde se palpa la maestría de Winter y su banda. Finaliza la primera parte con una de las versiones más increíbles del rock: el Jumping Jack Flash” de los Stones, electrizante, a toda marcha y con unos riffs monumentales.

La segunda parte del disco comienza con “Rock and Roll Medley”, que , como su nombre indica, es una mezcla de viejos éxitos del rock and roll de los cincuenta: “Great Balls Of Fire”, “Long Tall Sally” y “Whole Lotta Shakin´Goin´On”. Y para terminar, un tema que catapultó a Winter a lo más alto después de actuar en Woodstock’ 69 : “Mean Town Blues” y una gran versión  del clásico Johnny B. Good de Chuck Berry.

Johnny Winter de voz negra y potente,  logra sacar unos endiablados riffs de su Gibson Firebird. La sección rítimica, desbordante. A un lado lo acompaña Rick Derringer, un excelente guitarrista que años más tarde se une al grupo de su hermano Edgar Winter. Con Randy Jo Hobbs al bajo y Bobby Caldwell a la batería, nos dejaron un directo histórico para el blues rock. Este álbum fue publicado por la CBS con una gran calidad que no llega a la hora de duración.

El tejano y héroe de la guitarra Johnny Winter es considerado un bluesman único que sigue editando discos y colaborando en conciertos. También ha producido a mitos del blues como Muddy Waters , ayudando a reflotar su carrera a finales de los 70.

The Doors – L.A. Woman

En 1971 se publica “L.A. Woman”, sexto álbum de estudio de los Doors y último que grabó el mito del rock Jim Morrison, que poco tiempo después fallece en circunstancias nunca esclarecidas en París. “L.A. Woman” es una de las grandes obras maestras de los Doors, un clásico y un referente para el rock.

Producido por el afamado Paul A. Rothchild, consta de diez temas sin el más mínimo desperdicio y a excepción de un par de versiones todos son de composición propia. Abren con un poderoso “The Changeling”, para pasar al hit Love Her Madly. El blues sucio y bien interpretado por la voz de Jim Morrison se siente con “Been Down So Long”. Continúan con un blues lento “Cars Hiss By My Window”. Y llega el punto álgido a cargo de “L.A. Woman”, todo un derroche de blues rock elevado a la máxima potencia. Su pegadizo estribillo pasa a la posteridad: “A. woman sunday afternoon, drive thru your suburbs, into your blues, into your blues, yeah into your blue-blue blues , into your blues, ohh, yeah…

Se suceden las canciones y en medio de una atmósfera blusera nos encontramos con otros cortes como L’America, “Hyancinth House”, el célebre “Crawling King Snake” de John Lee Hooker y con un Krieger muy aplicado a la guitarra, o el rítmico “The Wasp”. El cierre perfecto lo pone el clásico “Riders On The Storm”, momento culminante del LP y épicos siete minutos.

En 2007 sale a la luz una nueva redición del álbum, en la que se añaden dos temas más:Orange County Suite» y «You Need Meat (Don’t Go No Further)» propiedad de Willie Dixon. Así concluye el L.A. Woman de los Doors, uno de los grupos más intensos y palpitantes que se han visto en el rock.

Rock And Roll Circus – The Rolling Stones

Ideado por Mick Jagger y Keith Richards, “The Rock And Roll Circus” fue un programa televisivo realizado en color datado en 1968. Nunca fue emitido hasta que encontraron la filmación en un granero de Inglaterra en 1996. El programa concierto consistía en números circenses y actuaciones de los grupos invitados:

De entrada aparecen los Jethro Tull con su inolvidable Song for Jeffrey, de su primer disco This Was. Espléndida formación los primerizos  Jethro Tull, una banda muy sólida, con  Ian Anderson y el virtuoso guitarrista Mick Abrahams, que poco tiempo después abandona los Tull para formar Blodwyn Pig”. The Who, con  A Quick One While He’s Away”, del disco A Quick One”,  hacen una soberbia actuación mezclando pop rock exuberante que ya vislumbra retazos para una próxima ópera rock.

Taj Mahal con su “Ain`t that a loto of love” de su álbum “The natch´blues”, es una obra básica de blues rock acompañada del gran guitarrista indio Jesse Ed Davis. También excelente, Marianne Faithfull con su balada “Something Better”.

El momento culminante de Rock And Roll Circus  es la actuación de “The Dirty Mac” una banda formada por John Lennon (guitarra y voz),  Keith Richards (bajo), Eric Clapton (guitarra principal) y Mitch Michell (batería de Jimi Hendrix), interpretando de manera antológica el tema de los Beatles “Yer Blues”. No quiero ni imaginar lo que supondría un disco con canciones de este grupo que se reunió únicamente para tocar en esta ocasión. Luego entra en escena  Yoko Ono haciendo una jam con Dirty Mac y un extraordinario violinista llamado Ivry Gitlis.

Finaliza la filmación con  un mini concierto de los Rolling Stones,  aún con Brian Jones en sus filas,  que poco después fallece ahogado en su piscina. Interpretan seis  temas de en aquellos tiempos su último disco: “Beggars Banquet.  Plagado de clásicos, comienzan por Jumping Jack Flash”, el gran blues de “Parachute Woman, You can´t always get what you want” y el clásico entre clásicos “Sympathy for the Devil”. Keith Richards hace gala de un virtuosismo ya de sobra conocido por todos nosotros. El especial fue grabado con una gran calidad de sonido en la edición CD por Abkco Records.  Años más tarde, Rock And Roll Circus se consideró una obra de culto.

Muy recomendado.

Stevie Ray Vaughan – Texas Flood

Acompañado de los Double Trouble, a Stevie Ray Vaughan le llega su primera gran oportunidad en el Montreux Jazz Festival de Suiza. Stevie Vaughan (guitarra y voz), Chris Layton (batería) y Tommy Shannon (bajo), realizan una brillante actuación.

Los Double Trouble son una gran banda: el bajista Tommy Shannon era un veterano del género y ya había intervenido en el segundo disco de Johnny Winter. También espectacular, el debut del hermano pequeño de Jimmy Vaughan, recordado por la banda The Fabulous Thunderbirds de gran éxito en EE.UU. En este elepé podemos disfrutar del talento y pasión de esta enérgica agrupación.

La participación de Stevie Ray Vaughan en este festival se produjo gracias a componentes de los Rolling Stones y Jackson Browne en 1982, que le propusieron a la organización la inclusión de Stevie Ray Vaughan y los Double Trouble. Un concierto inolvidable que le reportó fama a nivel internacional.

Entre medias, le presentan a David Bowie y este les propone grabar un álbum justo en el momento en que el duque blanco cambia de discográfica. El resultado de esta unión fue “Let´s Dance”, un disco de orientación comercial, pero que aún hoy en día sigue siendo el más vendido por Bowie. Y también el que proyectó a Stevie a lo más alto.

Texas Flood de 1983, es un homenaje a Larry Davis, un bluesman local que compuso el tema allá por el 58. Inicia el disco con “Love Struck Baby”, “Pride and Joy”, blues eléctrico e incendiario y primeros hits de SRV. “Texas flood”, es su tema de cabecera y tuvo una enorme popularidad. “Mary Had A Little Lamb” es una magnífica versión de Buddy Guy. “Testifity”, y “Rude Mood” son hits que hacen un poco más grande a este LP. La sensibilidad con la que ejecuta ”Lenny”, está al alcance de unos pocos elegidos: Stevie era uno de ellos.

Stevie Ray era un enfervorecido admirador de Lonnie Mack, un guitarrista eléctrico muy rápido que lideró a toda una generación de virtuosos de las seis cuerdas. De él versionó un tema que siempre usaba para abrir los conciertos: el clásico “Wham”. En la edición de 1999 se añaden unos bonus track dónde se disfruta de cuatro temas adicionales: “Tin Pan Alley”, “Testify”, “Mary Had A Little Lamb” y la antes mencionada “Wham!” , junto a una pequeña entrevista.

Finaliza Texas Flood y entra en los anales del blues rock de la mano de su incomparable creador, Stevie Vaughan. Un músico especial de característicos atuendos: sombreros, colgantes y ponchos. En ocasiones fumaba en pipa y nos recuerda al viejo oeste, de dónde era natal: Dallas y Austin. Su legendaria guitarra Fender Stratocaster, la “Number One”, de cuerdas muy tensas, es hoy en día una cotizada pieza de coleccionista. Stevie Vaughan falleció en un trágico accidente de helicóptero en 1990. Pero nos dejó una obra imprescindible que llenó los 80 de conciertos inolvidables junto a sus discos.

The Band – The Last Waltz (El Último Vals)

¡Por favor escuchar a todo volumen!

Película concierto de una altura sin precedentes, capta al grupo canadiense The Band en escena y fuera de ella. Producida por Robbie Robertson y dirigida por Martin Scorsese, cuenta con artistas invitados como Neil Young, Bob Dylan, Eric Clapton, Van Morrison, Muddy Waters, Ringo Starr, Neil Diamond, Paul Butterfield, Joni Mitchell, Emmylou Harris, Ronnie Hawkins o Dr. John.

Acompañados de esta amplia selección de músicos se despide en 1978 The Band, con su “Último Vals”. Este show es un clásico entre clásicos y uno de los mejores conciertos en vivo de los 70. Contiene canciones como The Weight”, una de sus grandes obras y de las más versionadas por formaciones posteriores, así como un repaso a otras más populares: “The Night They Drove Old Dixie Down”, o “Evangeline”.

Este “Ultimo Vals” es una oda al blues y al rock llena de momentos culminantes. Haremos referencia a los más representativos: Muddy Waters, mito del blues, interpreta “Mannish Boy”, la intervención de Neil Young en “Helpless”, Eric Clapton y Robbie Robertson, nos faltan adjetivos para describir sus pases. La aparición de Bob Dylan en la balada “Forever Young”, y “Baby let me follow you down”, se tornó antológica. Una vez más, Dylan vuelve a elevar el rock a la categoría de arte. Cierran el telón con el I shall be released” de Dylan. Y sin olvidar a los Paul Butterfield, Neil Diamond, Mitchell o Van Morrison entre otros. Con un sonido espectacular y grandes actuaciones, estos músicos nos dejaron su Ultimo Vals para la posteridad.

Blues Breakers – John Mayall With Eric Clapton

Nos encontramos ante un clásico de la historia del blues rock. Su protagonista principal, el británico John Mayall, convierte este álbum en básico para la discografía de los amantes del blues.

“Blues Breakers John Mayall With Eric Clapton”, se publica en Inglaterra en 1966 y lo produce Mike Vernon. Una mención merece la grabación impecable a cargo del sello discográfico Decca Records. Destacaré la gran calidad de los integrantes de los Blues Breakers en aquella época: capitaneados por el padrino del blues blanco John Mayall, seguido de Eric Clapton (guitarra), John Mcvie (más tarde bajista de Fleetwood Mac y aún en activo) y Hughie Flint (batería).

Después de trabajar con los “The Yardbirds”, Clapton abandona la banda porque veía en ella una orientación más comercial y pop que en sus inicios. Clapton era mucho más purista del blues y se encuentra muy influenciado por el armonicista Sonny Boy Willianson II, un músico que había colaborado con varias leyendas del blues y en grabaciones junto a Slowhand.

Con tan solo 20 años de edad, Clapton ya llevaba tiempo tocando a un excelente nivel. Pero es gracias a John Mayall, que mano lenta madure como guitarrista de blues y también como compositor y cantante, demostrando cierta veteranía. Esta formación graba solo este álbum, pero a raíz de él sus intengrantes nunca perdieron el contacto. Coincidieron en numerosas colaboraciones a lo largo del tiempo que resultan esenciales para cubrir todavía más de gloria al blues rock.

La versión original incluye 12 temas, varios de ellos son antológicas versiones pertenecientes a músicos de la talla de Robert Johnson, Otis Rush, Freddie King o Ray Charles. En sucesivas rediciones se ha remasterizado y aumentado con bonus tracks de calidad.

Abren con el hit “All Your Love” y ya no te dejan escapar con “Hide Away”, un gran instrumental propiedad de Freddie King. Continúan con tres de los mejores clásicos de Mayall “Little Girl”, “Another Man” y «Double Crossing Time».

Fantástico el What’d I Say de Ray Charles y «Parchman Farm», que lo marca un frenético ritmo de armónica, para pasar a un emotivo «Have You Heard”. El influjo mágico que ejerce el mito del blues por excelencia, Robert Johnson, lo sentimos en ”Ramblin’ on My Mind”. Clapton y Mayall se emplean a fondo en el “Steppin Out”, arropados por una buena sección de vientos. Y que mejor manera de finalizar con ese diamante en bruto que es «It Ain’t Right» de Little Walter.

Así concluye este disco realizado por jóvenes músicos de gran virtuosismo y experiencia contrastada. Con Mayall como director de orquesta, Mr. Clapton y su Gibson Les Paul Sunburst, un John Mcvie magistral al bajo y Hughie Flint a la batería, nos dejaron un disco único y quien sabe si irrepetible.