J.J. Cale – Naturally

El compositor y guitarrista estadounidense J.J. Cale es uno de los músicos más prestigiosos, carismáticos e insólitos que ha visto nacer el rock. Un extraño poder posee el “Mago de Oklahoma” que es capaz de hipnotizarte en todos y cada uno de sus discos. Alejado de la fama vive al amparo de su caravana, teniendo como único refugio la guitarra y su talento innato  para componer canciones.

Así es J.J. Cale, semidesconocido genio del rock y pionero del “Tulsa Sound” (una mezcla de jazz, blues, country y rock), que inicia su leyenda debutando con “Naturally” en 1972. Un disco íntimo, con un estilo propio y “relajado”, marcado por el característico sello que sólo J.J. sabe imprimir.

Contiene el clásico entre clásicos “Call Me The Breeze”, del que formaciones como Lynyrd Skynyrd versionaban en su memorable Second Helping”, el extraordinario  “After Midnight” (después de medianoche), fue popularizada por Eric Clapton en su primer álbum de 1970.  Este tema, es el resultado de una grabación demo que no tuvo mucha repercusión y que J.J. Cale realizó en 1966. Poco tiempo después se convertía en un gran éxito, incluyéndolo en este “Naturally”.

Otros como “Crazy Mama”, “Magnolia”,”Nowhere Train”, “Call The Doctor”, “Clyde” “Crying Eyes”… indescriptibles…demuestran una delicadeza musical fuera de lo común. Una grata sensación de calma y sensibilidad transmite  “Naturally”, conformada por temas cortos y que no sobrepasan los tres minutos de duración, pero cuando  llegan a tus oídos…

Finaliza este álbum y entra en los anales del rock de la mano de su peculiar y enigmático creador.  Un tipo sencillo que se aparta de los focos y huye del estrellato. A lomos de su guitarra, sus pantalones desgastados, y su camiseta como única vestimenta fue capaz de darle la vuelta al complejo universo musical. Graba y actúa cuando le apetece, ninguna discográfica le dice lo que tiene que hacer y alterna períodos de varios años de inactividad y nunca sabes dónde se encuentra…

El rock le debe mucho a J.J. Cale y es la ley de este blog  recordar a aquellos que tanto han hecho por la música. Desde mi punto de vista, el legendario Eric Clapton siempre tendrá una deuda eterna con este enorme artista.

Así son las cosas,  y así te las hemos contado.

Muddy Waters – Hard Again (1977)

El gigante del blues Muddy Waters regresa a lo más alto bien entrados los años 70, gracias a una estrecha colaboración con el Albino de oro”, Johnny Winter,  que lo rescata para una segunda juventud en un importante momento, atrayendo tanto a la gente joven, como al propio Muddy, al blues, y a la música en general.

En 1976, después de varias décadas de matrimonio con la histórica “Chess Records”, (la más relevante discográfica del blues, con sede en Chicago), se le ofrece la oportunidad de grabar en el sello “Blue Sky”, filial de Columbia en el cual Johnny era el mánager, puesto que la Chess vendía la compañía y todas sus grabaciones a la MCA.

Johnny Winter, explosivo guitarrista de blues rock durante los 60 y ya considerado una superestrella en los 70, era un especialista del blues puro, visceral y de raíces, y del también denominado “Deep Blues”. Enseguida crearon una atmósfera especial desde los primeros instantes, gracias a estas geniales grabaciones y a una su próspera amistad.

El álbum está conformado por nueve temas más un bonus track «Walking Trough The Park» que se añade en la edición de 2004. Todas las canciones son compuestas por Watters excepto una perteneciente a DixonInicia el elepé con el emblemático “Mannish Boy”, dónde ya nos seduce y prepara para el resto del disco. “Bus Driver”, “Little Girl” nos muestra el blues tradicional, de ritmo más lento y exponiendo todo su potencial guitarrero, alternando  la eléctrica convencional  y maestría a la slide.

“Jealous Hearted Man”, “I Can´t Be Satisfied”, son acústicos dónde se nota la complicidad de los músicos y te transportan en el tiempo, a una plantación de algodón. “Deep Down in Florida”, “Crosseyed Cat”, “I Want To Be Loved” son otros fundamentales, algunos ya viejos conocidos desde los 50, que acaban de dar forma a este clásico contemporáneo.

La banda estuvo compuesta por antiguos compañeros de Muddy Watters durante los años 50, como el incombustible Pinetop Perkins, considerado uno de los mejores pianistas blues de todos los tiempos. Perkins falleció en 2011 y pese a sus 97 años, aún se encontraba en plena forma.  Willie “Big Eyes” Smith, de los más sobresalientes bateristas de blues, y entre los excepcionales armonicistas de siempre, el gran James Cotton.

Éstos virtuosos músicos constituyen lo que se denomina la «vieja escuela«, que se mezcló con la juventud de Bob Margolin (guitarra) y compañero de Muddy desde principios de los 70, Charlese Calmese, un bajista que aportó un moderno stylel-blues con tan solo 24 años. Y como no, la aportación de Johnny Winter.

A Muddy Watters – el jefe del blues de Chicago – lo acompaña su guitarra Fender Telecaster roja, a la que llamaba “The Hoss” de la que salía un sonido único. Muddy Waters se llamaba McKinley Mongarfield, nació en 1915 en el Mississippi…el resto, ya está escrito con letras de oro en los libros de historia.

Ten Years After – Live At the Fillmore East 1970

El Fillmore East de Nueva York se inaugura en 1968, está situado en Manhattan y es propiedad del legendario productor Bill Graham. Es uno de los lugares de culto para el rock. La atmósfera que lo impregna es mágica, por su escenario han pasado mitos como Jimi Hendrix, The Allman Brothers Band, Crossby, Stills, Nash and Young, o los Derek & The Dominos de Eric Clapton, entre otras grandes estrellas de la época. Toda esta conjunción de factores hacen de esta sala de conciertos una auténtica catedral del rock y un punto de referencia para todos los músicos que han tenido la oportunidad de haber desplegado allí su talento.

Los Ten Years After de Alvin Lee sitúan su nombre en el olimpo del Fillmore gracias a este directo, siendo la guitarra de Alvin Lee la que cobra un protagonismo mayúsculo. Sus solos parecen haber salido de lo más profundo del infierno. Lee se deja la piel en todas y cada una de sus actuaciones. Con el virtuoso bajista Leo Lyons, el batería Ric Lee, y Chick Churchill al órgano, obtienen una poderosa obra de rock and roll en su estado más puro.

Inician la primera parte del álbum con el clásico “Love Like A Man”, para seguir con la excelente versión “Good Morning Little Schoolgirl” del bluesman Sonny Boy Willianson, un vibrante “Working On The Road” y los solos de batería de Ric Lee en “The Hobbit”.

La melódica “50,000 Miles Beneath My Brain”, comienza con un ritmo lento para terminar con unos riffs endiablados. Los diecinueve minutos de duración de “Skoobly-Oobly-Doobob/ I Can’t Keep from Crying Sometimes (de Al Kooper)/Extension On One Chord, son toda una explosión de rock que contiene el famoso riff del “Sunshine of Your Love” de los Cream. Por un instante, te hacen recordar a los mismísimos Clapton, Jack Bruce y Ginger Baker.

La segunda parte incluye “Help Me”, dieciséis minutossin palabras. El histórico “I’m Going Home”, es un clásico tema que interpretaron un domingo cualquiera en el festival de Woodstock’69, y el que lanzó a los Ten Years After al estrellato del rock. “Sweet Little 16”, y “Roll Over Beethoven”, un homenaje al rock de la década de los 50, versiones muy acertadas de dos grandes clásicos de uno de los pioneros de este género, Chuck Berry. Para finalizar, “I Woke Up This Morning” y “Spoonful”, esta última perteneciente a uno de los reyes del blues, Willie Dixon.

El Fillmore East cerró sus puertas en junio de 1971. La espectacular cultura musical que dejó, y la calidad de los músicos que allí se dieron cita, resulta inigualable a cualquier otro lugar dónde se celebre un concierto de rock. Diez años antes, y cuarenta y dos después, con los Ten Years After de Alvin Lee, el rock and roll, ha sido mucho más grande.

Roy Buchanan – Live Stock (Polydor 1975)

Con todos ustedes…

 «The Best Unknown Guitarist in the World.»

“El mejor guitarrista desconocido del mundo”

Así fue presentado Roy Buchanan en un show de la televisión americana llamado «PBS» (Public Broadcasting Service), que viene a significar «Servicio Público de Divulgación». Este servicio es una cadena de televisiones públicas que se extiende por todo el territorio y ofrece diversos contenidos con mucha repercusión en los Estados Unidos.

Roy Buchanan obtuvo cierto éxito como guitarrista a finales de los años 50 y 60, realizando colaboraciones con diversos solistas y bandas de renombre en aquel tiempo. Un buen ejemplo  son los míticos «The Band«, el grupo de Ronnie Hawkins, que luego se convertiría en uno de los más representativos de los 60. Pero el gran Roy no dio el salto definitivo hasta 1972, año en el que inicia una espléndida carrera como solista, de manera muy elitista y llena de canciones excelentes dentro del sello Polydor.

“Live Stock”, grabado en directo en el New York City At Town Hall a finales de 1974 y editado al año siguiente, contiene siete cortes de diferentes estilos, la mayoría son versiones de temas clásicos pertenecientes a otros músicos.

Inicia el disco con el popular “Reelin´and Rockin”, compuesta por Roy Milton en los albores del rock and roll allá por 1955.  Aquí, Buchanan nos muestra su versatilidad y rapidez a la guitarra.  La instrumental “Hot Cha”, es otra acertadísima versión y una de mis preferidas junto a “Can I change My Mind”.  Esta última, un memorable clásico de Tyrone Davis editada con gran éxito en 1968, de estilo más bien Soul, y con un impresionante Billy Price a la voz. “Further on up Road”, “Roy´s Bluz” y “I´m Evil” son la parte blues del álbum, cantando en dos temas, expone su virtuosismo en espectaculares riffs marca de la casa.

Con un sonido limpio y redondo, junto a una sección rítmica demoledora y unos teclados inspiradísimos, Roy Buchanan nos obsequió con un “Live” de antología. Roy es un maestro de maestros. Un tipo que toca con una Fender Telecaster del 53, y uno de los pioneros de este instrumento al que llamaba “Nancy”.

Roy Buchanan pudo cambiar la historia del rock: En 1969, Brian Jones fallece ahogado en su piscina y los Rolling Stones organizan un casting para contratar  a un nuevo guitarrista. En aquel momento, se rumorean nombres como Rory Gallagher, Chris Spedding, Mick Taylor  o el mismísimo Eric Clapton, para sustituir al malogrado Stone. Roy  Buchanan rechazó la oferta para dejarnos unas de las obras más personales, dignas y brillantes de esa época.

Roy Buchanan (guitarra y voz), Billy Price (vocal solista), John Harrison (bajo), Byrd Foster: (batería), Malcom Lukens,  (teclados)

Bob Dylan – Highway 61 Revisited

“Highway 61 revisited” todo un clásico del rock, se publica el 30 de Agosto de 1965, día de conjunción astral favorable. Bob Dylan nos dejó una obra de una altura sin precedentes y de las más influyentes de la historia musical contemporánea.

Pero este “Highway 61 revisited”, sexto en su discografía, no se puede entender sin el respaldo de su virtuosa banda, formada por uno de los héroes de la guitarra, Michael Bloomfield, el legendario Al Kooper (órgano y piano), Harvey Brooks (bajo), Paul Griffin (órgano y piano), Charlie McCoy (guitarra), Frank Owens (piano) Russ Savakus (bajo) y Sam Lay a la batería, este último, integrante de “The Paul Butterfield Blues Band”. Álbum adelantado a su tiempo, se puede sentir al Dylan poeta en todos y cada uno de sus temas. Surge en una época convulsa, ya que a cierto sector de puristas del folk americano le incomodan los “aires rock” que cubren al genio de Minessota.

Contiene una de las mejores composiciones rock del siglo XX: “Like A Rolling Stone”, y de las más versionadas por formaciones posteriores. Se acerca al blues, veloz en “Tombstone Blues”, la sutileza de “Just Like Tom Thumb’s Blues, los toques eléctricos de “Highway 61 revisited”, de la que numerosos bluesman como el tejano Johnny Winter, interpretaban años después en varios de sus discos más memorables. En “From Buick 6”, el órgano y la armónica cobran un protagonismo mayúsculo, otorgándole cierta similitud con “Like A Rolling Stone”, los ritmos pausados, combinados con sonidos acústicos y eléctricos dan lugar a “It Takes a Lot to Laugh, It Takes a Train to Cry”, las bellas baladas “Queen Jane Approximately”, “Ballad of a Thin Man”, y “Desolation Row”, muestra la pureza del folk, que despide esta obra.

Así dio Dylan un giro inesperado a su carrera, nos propuso un inolvidable viaje por aquella Autopista 61, y nos indicó el camino. Una vez que concluyó el recorrido, la historia del rock cambió para siempre.

Eterno.

The Rolling Stones In Concert – `Get yer ya-ya´s out! ´ (DECCA 1969)

Una nueva etapa comienza para los Stones en 1969, después del desafortunado fallecimiento del co-fundador de la banda Brian Jones. Ese mismo año se embarcan en una nueva gira americana tras varias temporadas sin actuar por esos lares. Denominada “American Tour”, sirve para presentar a un jovencísimo Mick Taylor de tan solo 20 años de edad. Un guitarrista excepcional, con mucho talento, y que viene de tocar en tres excelentes álbumes junto a los Bluesbreakers de John Mayall.

Durante el mes de noviembre actuaron por algunas de las ciudades más importantes de los Estados Unidos (un total de catorce), usando por primera vez equipos mucho más sofisticados de amplificación como Ampeg. Sus mejores ingenieros desarrollaron los impresionantes SVT (Super Valve Tecnologhy), estos llegaban a 300 Watios, superando en 100W a marcas de la categoría de Marshall y Fender, imprimiendo una potencia de sonido espectacular. De esta forma, llegan a mucho más en estadios cerrados y grandes teatros, dada la ya profesionalización del rock junto a los grandes eventos. La magnitud de estos equipos era tal, que la propia fábrica incluyó una leyenda en la que se podía leer: «Este amplificador es capaz de ofrecer niveles de presión acústica que puede causar daños auditivos permanentes

Utilizan las últimas fechas de la gira para grabar este directo en el coliseo Madison Square Garden de Nueva York, en dónde el grupo fue presentado como <<La mejor banda de rock and roll del mundo>>, comenzando así su actuación. Acto seguido “Jumpin´Jack Flash”, para ir calentando motores. Esta gira, contó con teloneros de lujo como Ike and Tina Turner, B.B. King y en ocasiones Chuck Berry (dos obras suyas son interpretadas en este live, los rocanroles “Carol” y “Little Quennie”).

El resto de temas, proceden de su anterior álbum “Beggars Banquet”, y del que saldría unos días después Let it Bleed”, dos grandes clásicos de los Rolling Stones. Impresionante el “Sympathy for The Devil” intercalándose los guitarristas Keith y Mick T. regalándonos dos riffs magistrales para la posteridad. “Midnigth Rambler”, otra interpretación histórica con un Mike Jagger pletórico a la armónica. Maravillosa, “Love in vain” composición de Robert Johnson con un toque slide genial, “Stray Cat Blues”, “Live With Me” y “Street Figting Man” definen perfectamente la música de los Stones. Uno de los más versionados que también figuran es  “Honky Tonk Women”.

Mick Jagger, Keith Richards, Charlie Watts, Bill Wyman, Mick Taylor y Ian Stewart, nos dejaron al finales de los 60 uno de los mejores directos de la historia del rock, en medio de una época muy convulsa, llena de importantes acontecimientos, y que en cierta manera se nota en cada uno de sus shows, con un público más entregado de lo habitual. Destacar que Ian Stewart fue miembro fundador del grupo, y aunque no se suele mencionar, sería un pilar esencial en el sonido de la banda, aparte de un virtuoso pianista.

Algunas actuaciones de este directo se pueden ver en la película “Gimme Shelter”, un extenso documento visual sobre la banda publicado en 1970. La portada del disco es obra de uno de los mejores fotógrafos de la moda de los 60, David Bailey. Unos días después y sin estar programada su intervención, serían invitados a tocar en el legendario concierto de Altamont, pero bueno, eso es otra historia….

Thin Lizzy – Vagabonds of the Western World

Los años 70 rebosan de grandes obras musicales, y álbumes legendarios fluyen por el rock de manera habitual. En 1973 la banda irlandesa Thin Lizzy  con el cantante, compositor y bajista Phill Lynott al frente,  deja huella  con “Vagabonds of the Western World”, tercero en su discografía y uno de sus trabajos célebres.

Con él, los Lizzy  nos proponen un viaje musical desde las raíces de la música tradicional irlandesa –  se refleja en clásicos como “Whiskey in the Jar” – hasta el rock más sutil y elegante demostrado en “The Rocker”. Esta canción  se convierte en uno de los himnos más exitosos de los Lizzy, cobrando especial protagonismo la  guitarra de Eric Bell .

Pasamos por un cierto aire blues en “Slow blues” y “Mama Nature Said”, se siente la melancolía de las baladas “A Song for While I’m Away” y “Little Girl in Bloom”, los ritmos pegadizos y agradables armonías vocales de “Vagabonds of the Western World” y la contundencia de “Gonna Creep Up on You”, siendo la guitarra de Eric Bell, protagonista una vez más.

Eric Bell, participa en los primeros tres álbumes de Thin Lizzy, y con “Vagabonds Of The Western World”, da su adiós definitivo de la formación irlandesa. Cinco años más tarde, se incorpora el guitarrista Gary Moore. Thin Lizzy siempre se ha caracterizado por ser un excelente grupo de rock duro, su sello único e inconfundible. Con el paso de los años, su sonido se ha ido transformando hacia una tendencia heavy metal.

El disco fue publicado en 1973, y contiene ocho pistas. En posteriores reediciones como en 1991 se añaden cuatro más: “Whiskey in the Jar», “Black Boys on the Corner”, “Randolph’s Tango” y “Broken Dreams”. En 2010, sale una versión deluxe en doble CD, en la que se incluye material adicional.

¿Sabes? ¡Phill Lynott Murió! en 1986 víctima del alcohol y las drogas, pero este poeta del rock  siempre se mantendrá vivo junto a otros genios del género. Las estrellas, están en el cielo.