The Rolling Stones – Exile On Main Street


A nuestro juicio, definir una obra maestra como el “Exile On Main Street” va mucho más allá de encerrarla dentro de simples adjetivos como monumental, antológica o colosal. Y por ello, en este artículo tan especial para este blog, no utilizaremos ninguno. Si realizamos un absoluto ejercicio de sinceridad y siempre bajo una humilde opinión, no la podemos etiquetar con sencillos calificativos. A este doble álbum de dimensiones desproporcionadas hay que darle libertad, rienda suelta y dejarnos llevar por su música. En este mes de Abril, se celebra el 50º aniversario de la creación de los Rolling, y el 40º cumpleaños de la publicación de Exile on Main Street… así que… ¿Preparados para el rock and roll?

En 1971, los Stones deciden salir de Inglaterra e iniciar su particular exilio en Francia, debido a que tenían diversos problemas fiscales contraídos con la hacienda británica. Y así, en medio de un ambiente extremadamente turbulento, inmersos en una grave crisis económica y con el guitarrista Keith Richards sumido en una fuerte adicción a las drogas, grabaron en el sombrío sótano de una mansión propiedad de Richards, esta referencia inexcusable del rock de todos los tiempos llamada “Exile On Main Street”.

Y aquí, en el interior de la mansión de los excesos, en dónde reinan el descontrol y el caos más profundo, por dónde fluyen de manera habitual sustancias no permitidas, se forjaba la leyenda del disco definitivo en la historia del rock, del que se dijo que era “el mejor álbum negro jamás grabado por unos blancos”.

Publicado en 1972, fue producido por Jimmy Miller, que ya había trabajado con bandas de la talla de Blind Faith, The Spencer Davis Group o Traffic. También contó con el respaldo de un importante elenco de músicos y entre los más conocidos se encontraban Billy Preston, Dr. John, Al Kooper, o el pianista Nicky Hopkins, este último colaborador  de grupos como The Who y ex-integrante de The Jeff Beck Group.

Por aquella época, los Rolling Stones se encontraban en el cenit de su creatividad musical, reflejando constantemente en los temas que componen este álbum una exquisita mezcla de estilos como rock, country o blues y otros que poseen cierto aire a otros géneros muy poco comunes en esta formación como el jazz o góspel. La mayoría de los temas que figuran en este disco, son obra de Mick Jagger y Keith Richards.

Volviendo al álbum, en su versión original consta de 18 temas, abriendo la cara 1 con  “Rock Offs”, en el que las guitarras de Richards y Taylor cobran un protagonismo mayúsculo, también con sección de viento incluido.  Continúan con el ritmo frenético de “Rip This Join”, para pasar a “Shake Your Ships”, “Cassino Boogie” y “Tumbling dice”, tema exitoso que posteriormente se convirtió en uno de los elegidos por  el grupo para formar parte en multitud de sus conciertos en directo.

La cara 2 se cubre todavía más de gloria, gracias al clásico “Sweet Virginia”,Torn and Frayed”, “Sweet Black Angel” y “Loving Cup”.

La cara 3, que comienza con “Happy”, la canta Keith Richards, para seguir con el eléctrico “Turd On The Run”. Uno de los puntos culminantes es “Ventilator Blues”, marcado por el sello único e inconfundible del guitarrista Mick Taylor,  que brilla con luz propia. Continúan con “I Just Want To See His Face” y cierran con “Let It Loose”.

En la cara 4 nos encontraremos con “All Down The Line”, la acertadísima versión del “Stop Breaking Down” perteneciente a Robert Johnson, uno de los músicos más influyentes del blues, para seguir con “Shine A Light” y despide el disco “Soul Survivor”, que pone punto y final a esta característica y peculiar aventura de los Stones, en la que iniciaron una inolvidable travesía musical que los llevó a explorar la música, cultura y los sonidos americanos en su máximo esplendor.

Duramente criticado por los analistas cuando se lanzó a la venta, solamente el tiempo pudo darle la categoría que se merecía. En posteriores rediciones como en 2010, se añadieron más temas, algunos de ellos inéditos.

Al margen de estas, se publicaba en 2003 por el sello Telarc, un disco homenaje a esta obra, denominado “Exile On Blues Street”, dónde podremos encontrar músicos como Deborah Coleman, Tab Benoit o Chris Layton, incluyendo excelentes versiones de las canciones que tuvieron lugar en este álbum de los Stones. Tiempo después, saldrían a la luz diversos documentales como “Stones In Exile”, o el recientemente emitido en TVE2 ‘Rolling Stones, Exile on Main Street’, en el que se recogen las incontables anécdotas que rodearon a este disco.

Mucho y muy variado se ha escrito sobre los Rolling Stones, aquellos que fueron presentados como “La banda de rock and roll más grande del mundo”. Desde nuestra perspectiva, los Stones son una genial, única e inusual banda que lleva medio siglo obsequiándonos con su increíble música e infinidad de hits.

Ya han pasado cincuenta años desde su nacimiento, y quizás la explicación más certera de su longeva trayectoria la haya expresado su guitarrista Keith Richards: “Nos hemos estado peleando como gatos y perros toda nuestra carrera. Somos como hermanos que a veces nos queremos y a veces nos odiamos, y otras no nos importa…”.

Buena fe de ello, puede dar el baterista Charlie Watts, que en su día se pronunció comentando que “pasaba ampliamente de los Stones, por que lo que realmente le gusta…. ¡¡¡¡¡¡es el Jazz!!!!!!!!

Auténticos, genuinos… y con denominación de origen.

10 Respuestas a “The Rolling Stones – Exile On Main Street

    • Hola Nergal, yo también me quito el sombrero, el chapeau y les hago una reverencia, porque bajo mi punto de vista, y aunque sabemos que hay muchos detractores de los Stones, para nosotros los Rolling son los Rolling siempre. (bajo nuestro gusto musical, claro está). Un saludo.

  1. Que comentarios puedo hacer yo, un simple mortal ante este monumeto al ROCK AND ROLL (sí, con mayúsculas) llamado Exile on Main Street…. Ninguno, sólo apiadarse de esas pobres gentes que todavía no lo han escuchado…Es que sin comentarios… No se puede

    • Hola Luis, sí, nos apiadaremos de todo aquel que aún no la escuchado, porque para mi gusto es sencillamente exquisito. Un saludo y gracias por tu visita y comentario, como siempre.

    • Hola Maximiliano, sí la verdad es que es bastante complejo el definirlo… pero sí, creemos que muchos de los grandes discos del rock, se forjaron en circunstancias bastante peculiares y raras…
      Un saludo y gracias por tu visita y comentario, como siempre.

  2. Pingback: George Thorogood & The Destroyers – Bad to the Bone (EMI 1982) | Rock And Roll Is My Addiction

  3. Pingback: Aerosmith – Aerosmith (Columbia Records / Sony Music – 1973) | Rock And Roll Is My Addiction

  4. Pingback: The Kinks – Live At Kelvin Hall (Pye 1967) | Rock And Roll Is My Addiction

  5. Pingback: John Mayall – Blues From Laurel Canyon (Decca 1968) | Rock And Roll Is My Addiction

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s