Los Suaves – Esta vida me va a matar (Sociedad Fonográfica Asturiana – 1982)

Esta Vida Me A Matar LPTodo sucedió en 1982, año mágico en que Los Suaves de Ourense debutaban en la escena musical del momento con un histórico disco al que bautizaron como Esta Vida Me Va A Matar. Y de paso, aprovecharon para hacer una orgullosa declaración de amor a su tierra:

<<En Orense suena el rock por todos los rincones, los músicos están listos para tocar, En Orense suena el rock por todos los rincones, así seguiremos, no nos van a parar.>>

Lo cierto, es que cuando el elepé se publicó no obtuvo apenas repercusión, pero si les sirvió para acrecentar su maravillosa leyenda, reafirmarse como grupo y  advertirnos de la gran banda de rock duro que estaba naciendo. Y así comenzaba la trayectoria de Los Suaves, los poetas del amor, del desencanto y de la vida, que desde Ourense compusieron rock para todo el mundo,  tal y como reza en el monolito de la plaza que lleva su nombre.

Los Suaves 1982Centrándonos en el álbum, primero de su discografía, se editó en 1982 por la Sociedad Fonográfica Asturiana e incluye 9 pistas. Grabado en los  Estudios Norte de Gijón, contó con la producción de Paco G. Rodríguez, el propietario de “Don Disco”, una tienda musical ubicada en la capital Ourensana.  Reseñaremos que todas las letras de las canciones fueron compuestas por Yosi Domínguez, poeta urbano en donde los haya.

Como ya es habitual, haremos una mención especial a los integrantes de Los Suaves, que hicieron posible esta magnífica obra: Yosi Domínguez (voz, guitarra y letras),  Charly Domínguez (bajo), Ángel Ruíz (guitarra solista), Ramón “Montxo” Costoya (guitarra rítmica) y Carlos Costoya y Javier Domínguez (baterías). Un dato curioso, es que esta alineación estaba formada por dos familias de hermanos, de un lado Yosi, Charly y Javier Domínguez y del otro  Montxo y Carlos Costoya.

Dentro del elepé, nos encontraremos con temas de gran calidad lírica y musical como  el clásico “Peligrosa María”, “Chaquetas de cuero” o “Esta vida me va a matar”, en dónde nos transmiten las dificultades por las que pasan los grupos de rock en sus inicios.

Peligrosa María SingleOtros cortes destacables del disco son “Viene el tren”, “Mártires del rock and roll”, el fantástico “Llegaste hasta Mí” (otra de las joyas del álbum) y “Muerte en el rock”, una canción homenaje a John Lennon, en la que nos recuerdan el asesinato del mítico beatle. Sin duda, todas ellos temas de puro rock, ejecutados de manera soberbia por Los Suaves.

El punto álgido del LP llegará con “Siempre Igual”, una espléndida balada de pegadiza melodía y  unas letras de esas que difícilmente se olvidan. El memorable punteo de guitarra que se produce hacia el final del tema, fue cortesía de Ángel Ruiz, siempre respaldado por una excelente sección rítmica. Del álbum se extrajo el sencillo “Peligrosa María / Qué Puedo Hacer”, en la actualidad una pieza muy codiciada por los coleccionistas de rock.

Yosi Los SuavesA nuestro juicio, consideramos que lo que han hecho estos tíos por el rock, no tiene nombre. Durante más de tres décadas, nos obsequiaron con infinidad de hits y tremendas canciones sin fecha de caducidad. Y hemos de  confesar, que también creemos que estos paisanos nuestros se dejan el alma en todos y cada uno de sus monumentales directos.

Así concluye Esta vida me va a matar, el  primer álbum de unos chicos ourensanos  que sienten verdadera pasión por el rock y que consiguieron llevar su sueño adelante. Con este artículo, nuestro humilde blog despide el año 2013. Pero no olvidéis que en 2014 volveremos, como diría el gran Yosi Domínguez, otra vez a la rueda, otra vez a empezar, siempre la misma historia, cada día siempre igual.

Infinitas gracias por treinta y tres años de rock, Suaves… Suaves do carallo!!!

rockandrollismyaddiction.wordpress.com  os desea a todos una feliz navidad y un próspero año 2014.

Slade – Slade Alive! – (Polydor 1972)

Slade AliveSlade Alive! es considerado como uno de los mejores álbumes en directo de todos los tiempos, debido a la manera en que fue concebido y a su tremendo potencial en vivo. Gracias a este magnífico elepé (de puro estilo hard rock con clara influencia glam rock), Slade logró situarse como una de las bandas más laureadas de la Inglaterra post-beatle y de otros países del mundo.

Slade, junto a otras bandas insignes como T. Rex, fueron los grandes héroes y uno de los mayores fenómenos musicales de los  años 70. Obtuvieron varios Nº 1 consecutivos de éxito abrumador en el Reino Unido, casi equiparable a la época dorada de los Beatles, en el primer lustro de la década de los setenta.

Originarios de Wolverhampton (localidad ubicada en el centro geográfico de Inglaterra, muy cerca de Birmingham), Slade está integrado por Noddy Holder (voz solista, guitarra), Dave Hill (guitarra y voz), Jim Lea (bajo y voz) y Don Powell (batería). Destacaremos que esta legendaria agrupación ya se había formado a finales de los 60 bajo otros nombres como  “The ´N Beetweens” o “Ambrose Slade”, pero sin apenas repercusión.

Y su oportunidad llegaría en 1971, de la mano del mítico Chas Chandler, ex miembro de The Animals  que los descubre para el gran público, al igual que años antes lo hiciera con Jimi Hendrix.

Slade Band IICentrándonos en el álbum, tercero en su discografía, lo produjo Chas Chandler y fue grabado los días 19, 20 y 21 de octubre de 1971 en el Command Theatre Studio de Londres, en el que reflejaron sus fantásticas actuaciones en directo. Finalmente se publicó en marzo de 1972 y aunque no llegó al número uno, si se consolidó como uno de sus discos más emblemáticos.

Incluyendo siete electrizantes pistas, dentro del LP nos encontraremos con temas de cosecha propia y otras memorables versiones como el “Hear Me Calling” de los Ten Years After o un magistral  “Darling Be home Soon” de John Sebastian y sus Lovin` Spoonful. Mencionaremos que esta última canción, siempre nos quedará en el recuerdo como uno de los momentos más divertidos de la historia de la música rock, cuando a Noddy Holder se le escapa un gran eructo.

Slade Band IOtras pistas sencillamente espectaculares son un enérgico Born To Be Wild de Steppenwolf  y el “Get Down With It” de Bobby Marchan, auténtico rock and roll y uno de sus himnos en directo, impregnado por la fuerza vocal de Noddy Holder,  que parece llegar al histrionismo.

El resto de temas son propios y al igual que en las versiones, la banda nos deja cortes extraordinarios como “In Like A Shot From My Gun” o “Know Who You Are”,  – en dónde curiosamente  un desconocido del público toca la pandereta – y un excelente rock and roll titulado “Keep On Rocking”,  simulando el Tutti – Frutti de Little Richard.

En la actualidad  este álbum es un ejemplo de coleccionismo, en el que resalta su portada color rojo intenso, obra de Chris Walter. En su interior alberga un dibujo, que resultó ganador de un concurso que el diario The Sun organizó para la edición inglesa del álbum.

SladeA nuestro juicio, Slade fue una banda de especialistas del directo, con cierta lírica y  vocabulario callejero, que llegaba en ocasiones, a ser grosero. Cometían deliberadas faltas de ortografía en los títulos de sus canciones y siempre serán recordados por su peculiar vestimenta y espléndida música.

La energía con la que perpetraban todas y cada una de sus canciones, mantenía al público totalmente enfervorizado, produciéndose una gran simbiosis entre ambas partes, como se puede comprobar en este álbum. Slade, ostentó el privilegio compartido de ser pioneros del glam rock, influenciando a formaciones posteriores como Kiss o Sex Pistols entre otros.

Un clásico.

 

Creedence Clearwater Revival – Cosmo’s Factory (Fantasy Records 1970)

CosmosDespués de dejarnos aquel maravilloso “Willy and the Poor Boys” de 1969, la Creedence Clearwater Revival decidió embarcarse en un nuevo proyecto al que denominaron “Cosmo’s Factory”, considerado por los analistas como su obra maestra.

En este artículo de hoy, no voy a perder el tiempo en matices biográficos, ya que creo que lo más importante de este glorioso elepé es su increíble música, una música de esa que difícilmente se olvida.

Centrándonos en el  álbum, quinto de estudio en su discografía,  fue publicado en julio de 1970 por el sello Fantasy Records e incluye 11 pistas. Producido por  el propio John Fogerty,  carismático líder de la Creedence, se grabó en los Wally Heider’s Studio de  San Francisco (California).

En 2008, sale a la luz una nueva reedición en formato CD en la que se añaden tres pistas más:“Born on the Bayou” (con la colaboración del genial pianista Booker T.), “Travelin’ Band” y “Up Around the Bend”. Destacaremos que Cosmo’s Factory se convirtió en el disco más vendido de la CCR, y se situó  en el primer puesto de la Billboard 200 y en el Nº 11 de las listas de soul.

CCRBANDComo ya es habitual, haremos una mención especial a los integrantes de la CCR, que hicieron posible esta obra: John Fogerty (guitarra, saxofón, piano, y voz),  Tom Fogerty (guitarra rítmica), Stu Cook (bajo) y Doug Clifford (batería).

Dentro del elepé, repleto de hits, nos encontraremos con temas como un frenético rock and roll llamado “Travelin’Band” (en dónde se palpa la influencia de Little Richard), el pegadizo “Lookin’ Out My Back Door”, de cierto aire country, un homenaje al rock and roll de los cincuenta “Ooby Dooby” y la magnífica versión del “Before You Accuse Me” de Bo Diddley.

Uno de los puntos álgidos del disco llegará con “I Heard It Through the Grapevine”, inmortales sus 11 minutos de duración y espléndida revisión de un clásico que popularizó Marvin Gaye en los años 60.

Otros cortes sencillamente espectaculares que completan el álbum son: “Ramble Tamble”, el eterno “Who’ll Stop the Rain” – que guarda similitud al excelente “Have You Ever Seen the Rain” –  un alegre “Up Around the Bend” y el oscuro “Run Through the Jungle”, con cierto aroma a pantano. Y para finalizar “Long as I Can See the Light”, una balada impregnada de un bello aire soul.

CCRIIAsí concluye esta aventura de la Creedence Clearwater Revival, o quizás, si me lo permiten, uno de los grupos americanos más esenciales que ha dado el rock, auténticos, genuinos y con denominación de origen. La carrera musical de la CCR fue corta (1968 – 1972), pero lo suficientemente intensa como para ganar un  lugar privilegiado en el olimpo del rock.

A nuestro juicio, muy pocas bandas han logrado en tan poco tiempo conquistar el corazón del  respetable como lo hizo la Creedence. Nos obsequiaron con un vendaval de hits, tormentas de himnos y grandes canciones sin fecha de caducidad, que pasaran a la posteridad al igual que sus legendarios creadores.