Bob Dylan – Desire

Esta es la historia del boxeador Rubin “Huracan” Carter, un hombre que fue injustamente encarcelado en 1966 y que pasó más de veinte años en prisión acusado de un triple asesinato que nunca cometió.

Su vida fue llevada al cine en la película de 1999 “Huracán Carter” protagonizada por Denzel Washington y dirigida por Norman Jewison. En 1975, Bob Dylan cantaba su libertad escribiendo “Hurricane” a modo de protesta, denunciando estaterrible situación. El impacto que causó “Hurricane”, rodeó a “Desire” de cierta raíz social, provocando considerables movilizaciones ciudadanas para que se aclarase el caso de Rubin Carter.

Centrándonos en el álbum, contó para las sesiones de grabación, con la colaboración de un importante elenco de músicos como la violinista Scarlett Riviera, Emmylou Harris, Ronee Bakley, Rob Stoner, Vincent Bell, Dom Cortese, Steven Soles y el legendario Eric Clapton a la guitarra. Posteriormente, Clapton abandonó el proyecto por distintos puntos de vista musicales con Bob Dylan.

Varios de ellos, procedían de la banda que Dylan había reunido para realizar la anterior gira al lanzamiento de este disco,  la célebre “Rolling Thunder Revue”. Una parte considerable de las letras de “Desire” fueron compuestas por Bob junto a Jacques Levy, que ya había trabajado con el grupo estadounidense “The Byrds”.

Publicado en 1976 por el sello Columbia Records, “Desire” es el decimoséptimo disco de estudio de Bob Dylan. Impregna a todo este monumental álbum un atractivo sonido country rock y folk rock. Incluyendo nueve pistas, abre con el antológico y clásico entre clásicos “Hurricane”, momento álgido de esta gloriosa obra y tema eterno dedicado al boxeador Rubin “Huracan” Carter.

Continúa con los maravillosos toques de piano y violín de la bella balada “Isis”, pasa por “Mozambique”, interpretada por Dylan y acompañado por la cantante de country rock Emmylou Harris, haciendo gala de unas buenas armonías vocales. Y llegará ese auténtico lujo que es “One More Cup of Coffee (Valley Below)”, con el que a más de uno, se le caerá una silenciosa lágrima sobre la mejilla.

Sigue obsequiándonos con los emotivos “Oh Sister” y “Joey”. De nuevo, nos deleitará con dos diamantes en bruto “Romance in Durango” y “Black Diamond Bay”. Y que mejor manera de finalizar, que con uno de los temas más aclamados: “Sara”, hermosa balada que el genio de Minessota nos dejó para la posteridad.

Así concluye esta joya de incalculable valor, que se introdujo en la memoria colectiva de la mano de su incomparable creador, un especial poeta que nos ha regalado infinidad de hits e instantes emblemáticos en este complejo universo musical al que denominan rock and roll.

Y lo mejor de todo fue que al final Rubin “Huracan” Carter recuperó su tan ansiada libertad.

<<Actualmente, Rubin Carter se dedica a defender los derechos de los reclusos que han sido injustamente condenados>>

Anuncios

Jimmy Witherspoon and Eric Burdon – Guilty!-MGM-1971

En 1970, estos dos grandes iconos del universo musical se unen para grabar un histórico álbum de blues impregnado de temática carcelaria. Dada la tristeza y el dolor que esta situación conlleva, suponemos que surgió a modo de protesta, por la dureza excesiva  que se empleaba en centros de reclusión como San Quintín, Folsom o Soledad en el estado de California.

Grabado  en  los Wally Heider´s y MGM Studios en Hollywood, cuenta con un tema adicional en directo, concretamente  en la prisión de San Quintín acompañados por la banda del penal.  Otros músicos como Johnny Cash en su “At San Quentin” o el rey del blues B.B. King en su “Live at San Quentin”, realizaron en este centro penitenciario espléndidas actuaciones en vivo.

Llegando por caminos diferentes y desde distintos puntos geográficos, estas dos célebres figuras del panorama musical convergen en el blues creando un tándem de lujo, en el caso de Eric Burdon, nacido en Newcastle y fundador de una de las pioneras y fundamentales bandas inglesas de  los sesenta, “The Animals” que pronto se convirtió en una brillante estrella dejándonos temas inmortales gracias a una voz poderosa e inigualable.

 Establecido en los EE.UU, Eric Burdon abandona los “Animals” en su etapa psicodélica, para crear otra banda: “Eric Burdon & War”, más orientada hacia el blues, funk y jazz-rock, rodeado de músicos sobresalientes, que también forman parte  de esta grabación y que junto a otros integrantes la denominaron “ Tovarish!”, únicamente para esta  ocasión.

Jimmy Witherspoon, fue un excelente intérprete y un mito en la historia del blues y el jazz. Nacido en Arkansas  posee un estilo musical muy  cautivador, produce unos arreglos innovadores  y  dotado de una voz especial, colaboró con los artistas más prestigiosos de blues desde los años cuarenta, dejándonos  estándares  versionados posteriormente por los más grandes como el clásico “Ain’t Nobody’s  Business”.

“Guilty!”, producido por Jerry Goldstein y Eric Burdon, nos muestra una portada inconfundible, con un hombre se cree que de poder, portando en el interior de  su frente a unos presos agarrando los barrotes de una celda. En la contraportada refleja una carta escrita por John Pence Wagner, preso y editor del San Quentin News, en la que nos describe el día a día y la soledad que puede llegar a sentir un recluso.

Incluyendo nueve temas, abre en su cara A con un maravilloso “Driftin/Once Upon A Time”, continúa con un tema compuesto por el cantautor James Taylor “Steam Roller”, hoy en día un básico del blues. “The Laws Must Change”, perteneciente a  Mayall, procede del álbum experimental  y acústico “The Turning  Point”, en dónde estos dos maestros musicales ejecutan una monumental versión eléctrica, mucho más contundente.

Uno de los momentos álgidos del álbum es el tema “Soledad”, propiedad de Burdon y dedicada a la prisión de Soledad, en Salinas Valley. “Goin´Down Slow”, fue  grabado en directo en San Quintín, acompañados por la banda del penal, en la cual se  encontraba el guitarrista Ike White. Años más tarde grabaría un buen disco, por supuesto, con el permiso del alcaide. Otras canciones interesantes son:”Have Mercy Judge” de Chuck Berry, “Home Dream”, “Headin´For Home” y “The Time Has Come”.

 Eric Burdon llegó a decir que “le gustaría haber nacido negro” por su clara afición al blues y que sumado a la veteranía de Jimmy Witherspoon, nos dejaron un  curioso álbum, aunque difícil de conseguir con su portada original, más adelante se reditó con el nombre “Black and White Blues”. Jimmy Witherspoon repitió fórmula años más tarde  con el fenomenal guitarrista Robben Ford, obsequiándonos con  otro magnífico disco, esta vez en directo.

Esta obra fue grabada en julio de 1970 y en  septiembre del mismo año , Jimi Hendrix murió tras una jam session con Eric Burdon & War, en el club de jazz “Ronnie Scott” de Londres. Eric Burdon se dio un respiro, meses más tarde comenzaría su carrera en solitario.

Si no lo escuchas… te consideraremos… ¡¡¡culpable!!!!

Neil Young – After the Gold Rush

Siguiendo la estela de nuestro anterior artículo, en el que analizábamos discos en solitario de antiguos integrantes de la legendaria agrupación Crossby, Stills, Nash & Young,  esta vez le toca el turno al aclamado compositor y guitarrista canadiense Neil Young, que nos dejó un histórico y políticamente cargado álbum “After the Gold Rush” por un ya lejano 1970.

Amanecía una nueva década y veía la luz esta gloriosa obra, creada por su incomparable y colosal autor, un músico con letras mayúsculas que escribió uno de los episodios más célebres, importantes y carismáticos en el maravilloso arte del rock and roll.

Contó con la colaboración de Stephen Stills y componentes de la banda “Crazy Horse” como Ralph Molina, Billy Talbot o Nils Lofgren.

Publicado en un momento álgido de su ya dilatada trayectoria musical, “After the Gold Rush”, tercero en su discografía, consta de once temas y está repleto de clásicos como los acústicos “Don’t Let It Bring You Down”, Tell me Why”, “After the Gold Rush” y “Only Love Can Break Your Heart” y que acompañado de un emotivo “Till the Morning Comes”, te robará el corazón…

Cargados de sensibilidad y melancolía, sensaciones predominantes en todo este magnífico trabajo aparecen otros como “Oh, Lonesome Me” y “Birds”.

Y como todo álbum tiene un punto culminante, este llegará a cargo del eterno e increíble “Southern Man”, tema inmortal que posee incisivas letras con el que critica duramente la discriminación racial y la esclavitud en el sur de los Estados Unidos.

“Southern Man”, se convirtió instantáneamente en uno de sus himnos más brillantes y junto a otro gran tema “Alabama” (del álbum “Harvest” de 1972) fueron la pieza angular sobre la que se apoyó la formación sureña Lynyrd Skynyrd para dar origen al popular y memorable “Sweet Home Alabama”.

La portada fue tomada por el afamado fotógrafo Joel Berstein, en la que podemos ver a Neil Young paseando por Greenwich Village ya forma parte del recuerdo colectivo de la comunidad rock.

Y así concluía After the Gold Rush, entrando en la leyenda de la mano del auténtico y genuino Neil Percival Young, rey del folk-rock, que fue capaz de jugar con diferentes estilos como el rock o country rock y al que ya nos van faltando palabras, adjetivos y calificativos para describir su extraordinaria, antológica y monumental música.

 

Stephen Stills – Stephen Stills – (Atlantic 1970)

Después de formar parte en bandas fundamentales como Buffalo Springfield, haber militado en las filas del legendario súper grupo  Crosby, Stills, Nash & Young o grabar con verdadero acierto el clásico “Supersession”  junto a Mike Bloomfield y Al Kooper, el guitarrista estadounidense Stephen Stills se embarcaría en una nueva aventura dejándonos un álbum magistral.

Primer disco en solitario de Stephen Stills, que gracias a su carismática personalidad e inmejorable gusto musical, pudo contar con la colaboración estelar de algunos de los mejores talentos de la era dorada del rock.

Su propósito era crear una obra íntima y personal. Para ello,  compuso todos los temas que se incluyen en este espléndido trabajo, tocando instrumentos como el bajo, guitarras, percusión o los teclados. Nada más ver la luz, se convirtió en una obra cumbre en la historia, siendo el único artista y el único álbum que conozcamos  que lograba incorporar a Jimi Hendrix y Eric Clapton.

Lanzado en noviembre de 1970, se grabó en los Island Studios” de Londres y en el Wally Heiders  Studio lll & The Record Plant” de Los Ángeles.

Consta de diez temas, en los que van desfilando un considerable número de músicos como por ejemplo sus compañeros David Crosby, Graham Nash, Calvin “Fuzzy” Daniels, John Barbata, de CSNY. Seguidamente John B. Sebastian, Booker T. JonesSidney George y un tal “Richie”, pseudónimo que utilizó el Beatle Ringo Star. Por otro lado un buen elenco de voces femeninas, entre las se encuentran Rita Coolidge, Priscila Jones o la gran Cass Elliot de “TheMamas & The Papas”.

Abren con uno de los temas más conocidos, el excelente “Love The One You´re With”, magnífica melodía, que apenas un año más tarde sería inmortalizada por Aretha Franklin en su imprescindible “Live At Fillmore West”.

“Do For The Others” es un acústico al más puro estilo de CS&N, sin acompañamiento, tocando la guitarra, el bajo y la percusión, dándonos muestras de su enorme potencial como músico. A continuación nos encontramos ante un tema de estilo góspel, perfectamente acompañado por un coro maravilloso llamado “The Chorus”.

Los dos temas que le siguen cuentan con la intervención de los genios de la guitarra, Jimi Hendrix en “Old Times Good Times” y Eric Clapton en “Go Back Home”. Una pequeña, pero histórica aportación, que eleva el álbum a los altares del rock and roll, con sendos punteos extraordinarios arropados por una monumental formación.

 Otros esenciales son “To A Flame” con Stills y Ringo Starr mano a mano, la profunda y acústica “Black Queen”, del más puro estilo blues, “Cherokee” con la grata incorporación de metales y “Sit Yourself Down” en dónde Stephen Stills refleja un sólidoconocimiento de la música auténtica americana, el country, blues o incluso el góspel.

 La portada fue un diseño de Henry Diltz, fotógrafo oficial del concierto de Woodstock e integrante del grupo musical folk a principios de los 60 “Modern Folk Quartet”,  además de encargarse de que la comunidad rock recordara para siempre a los Doors  en su imperecedero “Morrison Hotel” y que interviene en el último corte del disco, “We Are Not Helpless”.

Jimi Hendrix falleció en Septiembre, antes de ser publicado el álbum, por lo que Stephen Stills decidió dedicárselo rindiéndole un homenaje: “Dedicated to James Marshall Hendrix”.

En definitiva, un espectacular disco que… ¿a quién no le hubiera gustado pasar por dichas grabaciones?….

Rory Gallagher – Irish Tour 1974

En un ya lejano 1974, el músico irlandés Rory Gallagher recorrió la senda de los sueños, que un día se le presentaron en su imaginación y lo llevó a la práctica en el mundo real… le llamó “Irish Tour”.

Quizás lo miró fijamente, un extraño animal mitológico de esos que habitan en lo más profundo de los densos bosques irlandeses y quiero creer, que le estuvo rondando más de una vez, otorgándole cierto don divino. Cuando canta, su voz se vuelve mágica, resonando como ecos de una época olvidada, pero siempre presente en la memoria e historia del rock and roll. Y una vez más, alzó su inmortal guitarra mirando al cielo para convertir sus acordes en eternos, imperecederos e inalterables al paso de los años, dejándonos uno de los directos más grandes que jamás se hayan publicado.

Al primer contacto llegará a tus oídos y de una manera casi instantánea, entrará a formar parte de esa increíble colección de “discos que han cambiado mi vida”.

Bajo la producción del propio Rory, El “Irish Tour” fue grabado en 1974 y coincidió con un tiempo en el que su Irlanda natal se encontraba sumergida en una etapa convulsa, de fuerte agitación social y políticamente cargada. Factores como la violencia, formaban parte de la realidad cotidiana e impregnaban el ambiente de Belfast de tensión y nerviosismo. Incluso, un periódico de Belfast declaró: Rory Gallagher nunca se olvidó de Irlanda del Norte, regresó a lo largo de los años 70, cuando otros artistas de su calibre no se atrevían a venir cerca del lugar”. Una muestra más, de la personalidad y carácter de este emblemático artista, dando a entender que la música posee cierto poder sobrenatural y que es capaz de unir a los pueblos.

Pero aún en medio de esta tremenda dificultad, lograron captar las actuaciones durante el tour musical en vivo que Rory Gallagher realizó en diferentes puntos del país como el “Ulster Hall” de Belfast, Dublín y “Cork Carlton Cinema City Hall”.

A destacar y merecidamente, los músicos que acompañaban a Rory Gallagher: su inseparable Gerry McAvoy (bajo), Lou Martin (teclados) y Rod de’Ath a la batería, todos ellos, dieron forma a esta obra, perfecta de principio a fin.

Abren el telón… “Ladies and gentlemen… Rory Gallagher“… con un poderoso y contundente Cradle Rock”, con el que ya calentamos motores. Continúa mostrándonos la sensibilidad del blues con “I Wonder Who”, perteneciente a Muddy Waters.

Seguidamente llegará el momento álgido, durante la interpretación de “Tattoo’d Lady”, este antológico tema quedó marcado para siempre en el recuerdo colectivo de la comunidad rock, sus monumentales “solos” y riffs endiablados, parecen haber salido de lo más recóndito del infierno. Un clásico entre clásicos y toda una erupción de rock and roll…sin palabras.

 “Too Much Alcohol” y el acústico “As the Crow Flies” con armónica incluida, caerás rendido a sus pies… Increíble “A Million Miles Away” infinitos sus nueve minutospara pasar a un soberbio “Walk on Hot Coals”. Apoteósico, el “Who’s That Coming”, para poner punto y final con el blues de “Back on My Stompin’ Ground (After Hours)” y el emotivo e instrumental “Maritime”.

En 1998, vería la luz una nueva redición del Irish Tour en formato CD, realizada por el sello RCA-Capo. En el año 2000 se publica el DVD dirigido por Tony Palmer “Rory Gallagher Irish Tour 1974”, en el que podremos encontrar numeroso material extra y entrevistas a Rory Gallagher.

Y así concluía esta épica aventura, de este brillante maestro de la guitarra y mito del rock and roll, poseedor de una fantástica técnica a las seis cuerdas, consiguió transmitirnos la sutileza del blues y la energía del rock. Desafortunadamente, Rory Gallagher nos dejaría para siempre un maldito 14 de Junio de 1995, víctima de una infección producida por el consumo excesivo de alcohol.

Amanecerán nuevas décadas y el tiempo no se detendrá, pero le podremos contar a generaciones venideras, recordándole con nostalgia, que hubo una vez… un colosal músico… se llamaba Rory Gallagher.

Chicago Transit Authority – Chicago Transit Authority (1969 – CBS – Columbia)

En Enero de 1969 y adoptando el nombre de la compañía de transportes públicos de la ciudad de Chicago, debutaba esta excelente banda con un álbum sorprendente y revolucionario, fusionando blues, jazz y rock, creando un estilo innovador que logró perdurar hasta nuestro días.

Los Chicago T. A son una de las primeras macro bandas de la historia formadas por una espléndida orquesta a modo de Big Band, pero girando en torno al rock y junto a los Blood, Sweet & Tears, exploraban un nuevo territorio sónico, introduciendo una completísima sección de vientos y buenas armonías vocales con gran acierto. Chicago quizás con algo más de profundidad, arrollaba en sus tres primeros LP´s.

Bajo la producción del peculiar y emblemático músico de sesión, aparte de director de cine James William Guercio, se gestó este primer e histórico doble álbum de Chicago T. A.

Una genial formación, constituida por Robert Lamm a los teclados y voces, Terry Kath a la guitarra y voces, Peter Cetera al bajo y también a las voces, Daniel Seraphine a la batería, Lee Loughnane a la trompeta, James Pankov al trombón y Walter Parazaider cubriendo el resto de instrumentos de viento, como el saxo, la flauta o el clarinete.

Este disco posee doce temas, compuestos en su mayoría por Lamm, Kath o incluso Guercio, excepto la magnífica versión del popular “I´m A Man” de Stevie Winwood y James Miller en su etapa con The Spencer David Group, una versión mucho más contundente y con un solo de batería inolvidable.

La mitad se publicaron en forma de single, como la hermosa y melódica “Beginnings”, una de las más recordadas “Questions 67 And 68” o “Poem 58” con un espectacular solo de Kath, al igual que la improvisación “Free Form Guitar” que grabada en una sola toma, emula a su amigo y fan absoluto Jimi Hendrix.

“South California Purples” es otro magistral tema de cierto aire blues-rock, con un sonido poderoso. Como curiosidad nos encontramos con dos temas en los que la introducción son y suponemos, manifestantes reales del 29 de agosto de 1968 de Chicago, durante la Convención Nacional del Partido Demócrata Americano, situados en el Parque Grant de la ciudad pero que luego siguieron hasta el lugar de dicha convención, el Anfiteatro Internacional de Chicago, en medio de grandes disturbios y miles de heridos protestando por malas políticas y sobre todo por la sangrante guerra del Vietnam.

Los temas son “Prologue, (August 29, 1969)” y “Someday (August 29, 1968)”. En la última canción, “Liberation” nos dejan una jam antológica y épica, de algo más de catorce minutos de duración,  demostrándonos su enorme calidad musical.

 Chicago Transit Authority, en su segundo álbum se quedó solo con el nombre de “Chicago” a secas, debido a problemas con el Ayuntamiento. Posteriormente su carrera sería solida, con éxitos más bien comerciales, pero sin renunciar a su inconfundible estilo, que aún se mantiene actualmente, pese al trágico fallecimiento en 1978 de uno de sus fundadores, el extraordinario guitarrista Terry Kath, por un disparo accidental y el continuo ir y devenir de algunos de sus integrantes originales.

Con una libertad asombrosa, encabezada primero por su productor y por unos músicos sobresalientes, desarrollaron una de las mejores obras de finales de la década de los sesenta, siendo pioneros del rock- fusión y abriendo las puertas a una nueva década para la vanguardia y la evolución del rock and roll.

Eric Clapton – Crossroads Guitar Festival 2010

Los festivales “Crossroads” apadrinados por Eric Clapton, resultaron ser un espectáculo único en el mundo, en dónde los guitarristas más importantes del planeta se dan cita en beneficio de la fundación Crossroads en Antigua, una institución de tratamiento y recuperación para las personas que sufren algún tipo de adicción.

Y de nuevo, en esta tercera edición de 2010 celebrada en esa capital del blues que es Chicago, el elenco de músicos volvió a ser espectacular: B.B.King, John Mayer, Jeff Beck, Derek Trucks & Susan Tedeschi Band, Stevie Winwood, Sonny Landreth, Eric Clapton, David Hidalgo, Cesar Rosas, Ronnie Wood, Buddy Guy, Robert Cray, Jimmie Vaughan, Sheryl Crow, ZZ Top, Albert Lee, Joe Bonamassa, Warren Haynes, Hubert Sumlin y un largo etcétera. Todos ellos representan el presente y pasado, pero también el futuro del arte del blues y el rock, géneros predominantes en este magnífico evento de cuatro horas y media de duración.

Especial mención y un merecido homenaje, haremos sobre la figura del guitarrista de blues Hubert Sumlin, recientemente fallecido a los 80 años víctima de un cáncer. En los últimos años y pese a su delicado estado de salud, daba conciertos con la ayuda de una botella de oxígeno.

Hubert fue un auténtico héroe de la guitarra en la escena blues del Chicago de los 50, siendo integrante de la banda del legendario Howlin’ Wolf, aparte de definir el blues eléctrico e influenciando a generaciones venideras con su particular y distintivo estilo. También nos ha dejado frases históricas, como <<El blues estará aquí, por que lo han hecho un poco más lento allá, ¿Sabéis de que hablo? Pero no ha muerto, no estaba por morir, estará aquí hasta que nos vayamos y se vayan los otros, y se vaya todo el mundo, la música estará aquí, y punto>>. El guitarrista de los Stones, Keith Richards, costeó todos los gastos de su funeral. Infinitas gracias Hubert, las estrellas, están en el cielo.

Volviendo al festival, la presentación corre una vez más a cargo del actor Bill Murray, abriendo el telón Eric Clapton y Sonny Landreth  con “Promise Land”. De actuaciones excelentes esta repleto este “Crossroads 2010”  y bajo nuestra humilde opinión, haremos una selección de los temas más representativos de este concierto:

Los tejanos ZZ Top, con sus impresionantes “Waiting for the Bus” y “Jesus Just Left Chicago”, “Going Down” con Pino Daniele, Robert Randolph & The Family Band y Joe Bonamassa, Robert Cray con Jimmie Vaughan y Hubert Sumlin interpretando “Killing Floor” y “Six Strings Down”, una vez más, el veterano Hubert Sumlin, nos da muestras de que el blues se lleva dentro del alma, Stefan Grossman y Keb’Mo’ con su “Mississippi Blues”.

De antológica, se puede considerar la actuación de Derek Trucks & Susan Tedeschi Band, con su hermosa y delicada balada “Midnight In Harlem”… ya hacía tiempo, que no llegaba a nuestros oídos un tema de esta categoría. Continuaban con otro excelente “Coming Home”, junto al ex miembro de The Allman Brothers Band, Warren Haynes. Soberbios, los Buddy Guy, Jonny Lang y el Stone Ronnie Wood en “Miss You” y “Five Long Years”…Con rotura de cuerda incluida…

Le llegará el turno a eses genios llamados Steve Winwood y Eric Clapton con unos espléndidos “Dear Mr. Fantasy” y “Had To Cry Today”. Y que mejor manera de poner punto y final, que con el clásico entre clásicos “The Thrill Is Gone” de B.B. King.

Unidos bajo un mismo sentimiento, concluye este tercer “Crossroads 2010”, exactamente con el mismo espíritu y pasión que en sus anteriores ediciones de 2004 y 2007: La ayuda desinteresada a aquellos que más lo necesitan y ahí es donde estos virtuosos músicos demuestran su grandeza… y va más allá de lo que puedan hacer con sus guitarras…

Pasaran los años, y les seguiremos recordando por sus estelares apariciones en los “Crossroads”, por el legado que nos dejaron e increíble música, pero sobre todo por su solidaridad, su bondad y su calidad humana.

Larga vida al Crossroads Guitar Festival.